jueves, 25 de junio de 2020

BALANCE JUNIOR FILIPENSES (PARTE 2)





⬆   AUDIO ENTREVISTA    

Pulsa "Play"  arriba en la imagen de "Sound Cloud" y escucha a la protagonista de la entrevista !!!




Ya pasadas unas semanas te permite poder valorar mejor desde la distancia todo lo sucedido esta temporada ¿qué cuerpo de te ha dejado esta temporada y su final?


Toño: Se nos ha escapado un sueño y un objetivo que estábamos cumpliendo con cada partido. La temporada se nos fue en el mejor momento, el equipo estaba fresco (física y mentalmente) y lo más importante, disfrutábamos con nuestro juego. Poder ganar a los grandes como al Leonés en “La Iglesia”, quien nos lo iba a decir… Gestionar un equipo en la categoría Junior no es fácil porque es una etapa difícil. Este grupo es de las excepciones porque no faltaban a los entrenos y eso me facilitaba la tarea. Aunque la plantilla era corta, tuvimos la suerte de poder contar con la ayuda de jugadores cadetes que subían el nivel del equipo siendo uno más del grupo. Al final nos quedamos con la duda de ver donde hubiésemos llegado.

Casi una década en las canchas y seguro que muchos recuerdos ¿no?

Pablo: Empecé en las escuelas porque había que hacer algún deporte y porque allí estaban todos mis amigos; ya en benjamín seguí porque me lo pasaba muy bien. En alevines la cosa ya se ponía más seria. Me acuerdo de una final escolar, si la ganábamos íbamos al sector. La jugamos contra el Palencia y la perdimos, fue un momento duro y lloramos mucho. Ya en infantil era adaptarnos al cambio de canasta y a la competición autonómica, era otra forma de jugar y no lo típico de “pasar y cortar”. En el segundo año ganamos la Copa de CyL de segunda división y también fuimos a la Final del Sector, un año muy bonito en el que nuestro entrenador era Sergio Cea. Al pasar a cadetes mejoramos mucho, en parte porque jugábamos en primera...pero me rompí el cúbito y el radio perdiéndome lo más importante de la temporada, encima acabamos desendiendo de categoría. En junior han sido nuestros mejores partidos jugando de “tú a tú” a todos los equipos y siendo nuestro primer año. En el segundo año ha sido el mejor con diferencia y no sólo por como hemos jugado, somos un grupo que nos llevamos muy bien y Toño que ha hecho un gran trabajo. También he tenido la suerte de subir alguna vez con los Senior y así poder ir adaptándome de cara al próximo año, porque es un baloncesto y una dinámica muy distinta.

Aunque seas joven, todo jugador suele tener sus momentos de dudas o puntos de inflexión en su trayectoria ¿has tenido alguno en estos años?

Juan: Momentos de baches en los que parece que no vas a salir de esto, sí que he tenido y todas las temporadas tienen algunos de esos momentos. Destaco el que tuve en Infantil ya que por varios motivos no tenía muchas ganas de jugar o fuese menos a los entrenos. Al final y poco a poco seguía de manera intermitente, aunque tenía el apoyo de mis padres para seguir en ello, seguí su consejo y ahora veo que hice bien. Pasado este año recuperé la ilusión por jugar, estar con mis compañeros y seguir conociendo gente. Otro bache ha sido este año contra Tormes en un partido muy raro y feo; yo acabé destrozado porque no jugué como quería y después de ese partido la cosa debía cambiar a nivel individual y como equipo, a partir de ahí todo fue mejor.

¿Hay ocasiones en las que un cambio físico, como te ocurrió a ti en la categoría cadete, puede dar la vuelta a tu situación deportiva y tener más relevancia en un equipo?

Pablo: Es un cambio que lo noté mucho en mi juego ya que siempre había jugado por fuera al ser pequeño y menudo, y cuando dí ese estirón de 15cm pasé a jugar por fuera. Era más alto que la mayoría de mis rivales, podía coger mas rebotes, jugar al poste si mi defensor era más bajo y como tenía la técnica de un jugador exterior, me hacía poder jugar en varias posiciones. Noté mucho como aumentó mi peso en el equipo, ya que el primer año de cadete jugaba poco y minutos sin importancia. En segundo año me convertí en un jugador más físico pudiendo enfrentarme a los jugadores más altos del otro equipo y al sentirme más importante en ataque podía tener más tiros. En junior se nota que la categoría es mucho más física, pero la adaptación ha sido muy buena.

Como capitán y jugador de último año ¿qué sensaciones te deja ascender de categoría y al año siguiente no poder disfrutar de lo logrado?

Juan: Esto nos lleva pasando desde que empezamos, ya que otras generaciones no son tan buenas (sean mayores o pequeñas). Si que fastidia más en el último año, ya que estar en segunda son partidos más fáciles generalmente, salvo este año que eran más duros. A mí no me gusta ganar partidos por muchos puntos, ganar a un rival así no es de mi gusto, me gustan más los partidos reñidos. Al final se trata de disfrutar de cada año lo mejor posible, sea en la categoría que sea, da rabia no poder hacerlo en caso de un ascenso...pero ya lo disfrutará la siguiente generación.

Dada tu experiencia como jugador de cantera ¿cómo ves que cada vez se incluya a más gente de fuera en estas categorías?

Pablo: Es un tema que hemos empezado a “sufrir” en concreto la temporada pasada con un pívot que nos destrozó por dentro. Fastidia mucho porque si no hubiese jugado nos podíamos haber clasificado para la Final Four y aunque duela, es lógico que los equipos fichen jugadores que destaquen de cara a un futuro para poder jugar con el primer el equipo. El problema que yo veo es que sólo se busca la superioridad física y que estén “mas hechos” para marcar diferencias en esa categoría, aunque a veces el tema de la edad en estos jugadores también sea dudosa. Al final está bien porque suben el nivel de la competición, pero no se tienen que olvidar que es una categoría de formación y es para esto, formar y no tanto para ganar un título.

Ya vista la manera de poner fin a la temporada ¿ese último partido contra el Leonés cobra un significado especial en tu trayectoria?

Juan: Es una pregunta complicada porque son muchos partidos y cada uno tiene su “cosa” especial. Recuerdo “airball” en un triple de Pablo en una final alevín a falta de 20 segundos, perdimos y en ese momento estás triste...pero ahora lo recuerdas y nos echamos unas risas. También recuerdo una final en Infantil que ganamos, encuentros de cruces contra Segovia, partidos a nivel individual muy buenos como contra Leonés o partidos en los que entro y logro revolucionar el partido.
Si tengo que quedarme con uno, es sin duda el último jugado contra el Leonés de este año. Ha sido muy especial y viendo ahora que, con todo esto, han sido mis últimos minutos como jugador Junior. Encima lograr también una victoria tan épica, es difícil de describir con palabras todo lo vivido en esos momentos. Cierto es que no ganamos más que el partido y no estábamos clasificados para la siguiente fase, pero yo tenía la sensación de haberlo ganado todo y por todo lo que rodea este momento, me quedo con este partido de todos los jugados.

Después de 10 años como jugador, tendrás algún partido grabado a fuego en la memoria ¿no?

Pablo: Puff… han sido muchos y de cada etapa tengo un par de ellos. Centrándome en esta temporada tengo dos, pero siempre centrándome en el trabajo del equipo, uno es personal y otro a nivel de equipo. El primero ha sido el partido contra San Pablo Burgos que terminamos ganando de 2 puntos y yo metí 29, ese partido me entraba todo y eso que era de los partidos que jugábamos contra los favoritos; lo hacíamos en casa y estábamos muy motivados demostrando que podíamos competir con cualquiera. El segundo fue el partido siguiente contra el Colegio Leonés ganando de 4 en su casa, no íbamos muy confiados porque allí sólo había ganado Valladolid. Hicimos un partido muy bueno y los cadetes también aportaron mucho, ha sido el mejor partido de equipo toda la temporada y luego resultó ser mi último partido como Junior, me quedo con las ganas de saber que hubiese pasado.

Me imagino que esta etapa Junior es un punto y seguido en tu trayectoria ¿cómo te planteas el futuro deportivo?

Juan: Aún estoy indeciso porque todavía no lo tengo claro, todo dependerá del lugar de donde vaya a estudiar. Seguir con el baloncesto lo voy hacer, me gusta el deporte y lo llevo haciendo toda la vida e intentaré seguir jugando al baloncesto allá donde vaya. Si por ejemplo estudio en Valladolid, me gustaría seguir jugando en Filipenses; y si voy a otra ciudad tendría que ver que hay. Es buscar un equipo Senior y ver que tipo de liga juega, no es lo mismo una liga universitaria que una liga Eba. Sé que no voy a vivir de esto, lo quiero hacer porque me gusta, para poder despejarme y disfrutar de este deporte que me ha aportado tanto. Echar un baloncesto siempre ayuda (risas).


Desde “MasQueBasketpal” doy las gracias a estos chicos y su entrenador por atender a esta web, dudando cero segundos en colaborar conmigo. Sólo tengo palabras buenas para vosotros y desearos lo mejor a cada uno de vosotros, sea cual sea vuestro futuro. Aquí tenéis a una web amiga para cualquier cosa, buena suerte !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario