Entrada destacada

Colaboración Navideña con la Fundación San Cebrián

Se acercan fechas señaladas para estar rodeados de las personas mas importantes para nosotros y en esta web vamos a aportar nuestro granito ...

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Olga del Río (capitana del CB Villamuriel) Temp. 20/21

👆 AUDIO ENTREVISTA 👆    

Pulsa "Play"  arriba en la imagen de "Sound Cloud" y escucha a la protagonista de la entrevista !!!


Con tan sólo 27 años eres toda una institución en el Club y tras una vida ligada a unos colores, ¿en qué basas tu motivación para darlo todo en cada partido?

Mi motivación es bien sencilla, me encanta el baloncesto. Ya no sólo como deporte, sino por todo lo que entraña; y es que el baloncesto te enseña unos valores y una forma de pensar. Ahora que yo soy algo mas mayor lo pienso y digo “soy como soy gracias al baloncesto”. He aprendido un montón de cosas que aplico en mi vida diaria y que han forjado completamente mi carácter. Poder seguir jugando en el “Villa”, mi club de toda la vida, es un auténtico lujo y un privilegio. El “Villa” es mi familia y como diría Chisco “mi corazón es verde Villa” (risas). Así que estoy súper contenta de seguir un año más con este proyecto.

A nivel de juego o incluso personal, ¿en qué destacas como jugadora y en qué piensas que tienes margen de mejora?

Como jugadora he cambiado mucho a lo largo de estos años. Cuando era más pequeña y jugaba en autonómica era una jugadora súper anotadora, entraba a canasta muy dura. Solía ser la MVP en casi todos los partidos, ya que metía unos 20 puntos y en casa tengo varios recortes de periódicos de partidos en que metía 20 o 30 puntos, aunque mi récord está en 41. A partir de mi lesión de rodilla, (rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha) hace unos 5 años, ya no volví a ser la misma y el físico que tengo a partir de entonces ya no es el que tenía. Sigo siendo una jugadora dura y luchadora, pero ya no es lo mismo. Ahora soy mucho mas tiradora, creo que tengo un buen tiro, y me gustaría poder aportar al equipo en cada partido mis 8 o 10 puntitos. También, aprovechando mi veteranía, me gustaría que, con la juventud del equipo, viesen en mí que nunca pierdo las fuerzas de seguir luchándolo, intentándolo y seguir aportando a pesar de que mis circunstancias son mas complicadas, ya que no tengo 15 años. Soy joven, pero no soy una chavala (risas). Me gustaría que mis compañeras o las niñas que nos vienen a ver jugar me vean y digan: “esta tía sigue ahí luchando y dándolo todo contra viento y marea”.

La labor de capitana cobra especial importancia cuando las cosas no van bien ¿tú cómo te desenvuelves en esta función o en momentos tan delicados?

Hacer de capitana en este equipo es súper fácil porque tenemos muy buen rollo en el equipo, estamos muy unidas entre nosotras y muchas somos muy buenas amigas fuera de la cancha. Cuando se da una mala situación o ha sido un partido complicado, sabes que vamos a salir de ello todas juntas. Yo, en esas situaciones, intento sacar algo positivo o marcarnos algún tipo de objetivo que nos ayude a salir de ahí. También intento dar muchos ánimos en el día a día y motivar a todas mis compañeras, pero especialmente a aquellas que, cuando no les salen las cosas bien, se encierran en sí mismas, en vez de apoyarse en el equipo. Las digo unas palabras que las ayuden o simplemente chocamos la mano; así sienten que estoy ahí y puedan desbloquearse para sentirse mejor, viendo que pueden aportar cosas al equipo. Yo soy la que siempre está ahí para mis compañeras, ya sea dentro o fuera de la pista.

Dada tu larga trayectoria, me imagino que hayas tenido alguna propuesta para cambiar de aires en algún momento o hayas tenido tus dudas como cualquier jugadora en su trayectoria. ¿Nos lo puedes contar?

Llevo toda una vida jugando aquí, pero no ha sido siempre así. Yo empecé jugando muy pequeñita y cuando acabé la etapa Junior, la orientación del equipo Sénior en ese momento era 100% masculina. No tuve la oportunidad de seguir jugando aquí y estuve 2 años en otro club de Palencia jugando en Primera Nacional. Al tercer año mi situación universitaria era algo más complicada porque tenía clases hasta muy avanzada la tarde y no podía seguir manteniendo el nivel de exigencia que se necesita para esta categoría. Un día hablando con una amiga con la que había jugado toda la vida comentamos: “¿por qué no le decimos a Chisco de sacar un equipo Sénior Femenino en Villamuriel?” y sabíamos que muchas compañeras nuestras de otros años las gustaría jugar, no era una idea tan descabellada. Se lo dijimos y sacamos un equipo, pero en la liga provincial de Valladolid, pidiendo permiso para que nos dejasen jugar y es que, a nivel amateur, no se podía hacer en Palencia. Ahí lo vi claro y me volví a mi club de toda la vida; me gustaba el proyecto y este club es mi familia. Así pude volver a mi hogar.

Aunque aun te queda cuerda para rato y dada tu trayectoria en el Club, ¿cómo te gustaría que te recordasen el día que decidas colgar las zapatillas?

Digo yo que siendo jugadora, entrenadora y parte de la directiva ya he dejado mi huella en su historia y la gente se acordará de mí ¿no? (muchas risas). Como jugadora me gustaría que me recordasen como una tía luchadora y trabajadora que siempre sigue ahí, a pesar de las circunstancias y que siempre está a tope. Como entrenadora me gustaría ser una de las que luego te acuerdas cuando eres mas mayor y no sólo por los momentos felices, sino por lo que pueda enseñar a nivel deportivo y humano. Como parte de la directiva de este club, aunque no he podido hacer tanto como Chisco o Diego con una implicación brutal, me gustaría que me recordasen como una de las personas que hicieron posible que el club creciese tanto y llegase a un nivel tan alto formativo como el que hay ahora.

Pregunta “marca de la casa” ¿por qué juegas con el número 6?

No siempre he jugado con el 6 (risas). Cuando era muy pequeñita y jugaba en escuelas me dieron una equipación con el 12. Al año siguiente una amiga mía empezó a jugar y la dieron el mismo número, pero de pequeños da igual y es normal repetir número. Al subir de categoría ya no se podía tener el mismo número y el entrenador me dijo: “toma esta que es el 6 que es la mitad de 12” (risas), así que me he quedado con el 6 hasta día de hoy. Aunque no sé qué opinará Chisco. ojalá el día que deje las canchas me retiren el 6 (risas), pero si no retiraron el 9 de Chisco cuando dejó de jugar...pero ojalá lo hagan.

También has comentado que haces las funciones de entrenadora en el club ¿es la misma Olga jugadora que como entrenadora?

Son distintas, pero iguales al mismo tiempo porque comparten los mismo valores de entrega, fuerza, lucha, trabajo, compañerismo… Cuando eres entrenadora tienes que ser una líder absoluta y saber transmitirlo al equipo para que se empape de eso, siendo mi perfil mas alto y motivador. Cuando soy jugadora y capitana, no puedo hacer esto mismo de una manera tan potente porque soy un pieza más del puzzle o del engranaje del equipo y quien debe estar por encima es el entrenador.


Desde "MasQueBasktetpal"  agradecemos a Olga el tiempo que nos ha dedicado para esta entrevista y la mejor de las suertes para esta nueva temporada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario