domingo, 17 de enero de 2021

JUAN CARLOS MARTÍN (Coordinador de Cantera del C.B. Palencia) Temp. 20/21

 👆 AUDIO ENTREVISTA 👆    

Pulsa "Play"  arriba en la imagen de "Sound Cloud" y escucha al protagonista de la entrevista !!!

En tu opinión ¿qué debería primar a la hora de entrenar un equipo; las carencias o la virtudes?

A la hora de dirigir un equipo hay que tener en cuenta dos aspectos muy importantes, primero es DÓNDE entrenamos y segundo a QUIÉN entrenamos.

Por DÓNDE me refiero al club donde lo hacemos, ya que desde este mismo nos puede establecer unos objetivos a corto, medio o largo plazo. El entrenador tendrá que organizar y estructurar su trabajo en torno a ellos para cumplir el rendimiento que nos piden.

A QUIÉN entreno me refiero a los equipos en sus diferentes etapas, yo las distingo entre la etapa Senior y la etapa Formativa (MiniBasket, Infantil, Cadete y Junior). En un equipo Senior hay que tener muy claro los objetivos que nos piden y son a corto plazo, serán muy competitivos. El trabajo del entrenador está en sacar las mayores virtudes a los jugadores que entrenan y camuflar, en la medida de lo posible, los defectos que tengan para conseguir esos objetivos. Pongamos el ejemplo de nuestro equipo Senior y siendo un equipo muy joven, todavía está en etapa formativa en la que todavía pueden adquirir ciertos conocimientos y habilidades que se deben consolidar.

Respecto a los equipos de formación, los entrenadores que nos dedicamos a ello, tenemos que seguir trabajando esas virtudes para consolidarlas y esas carencias, que tienen en estas edades tempranas, convertirlas en virtudes. Hay veces que por la estructura del club, del contexto o del tiempo es complicado trabajar este aspecto, pero el objetivo es hacer el mejor trabajo posible con lo que tenemos.

¿Cuáles piensas que deberían ser los pilares de trabajo en etapas formativas?

Una de las ideas de trabajo que tenemos en el club es que los entrenadores tienen que tener claro que debe focalizar su trabajo en el proceso individual del jugador y sin saltarse etapas. Hay que tener claro que el proceso de aprendizaje tiene de ser el adecuado en función del contexto o equipo al que entrenemos, es decir, no saltarnos contenidos de trabajo si no están consolidados.

Hay unos puntos que debemos tener muy claro los entrenadores de formación y son :

1.Desarrollar la personalidad del jugador : crear unos hábitos de conducta que le permitan afrontar los entrenos y partidos de la mejor manera posible.

2. Trabajar su forma física.

3. Transmitir unos conocimientos básicos a los jugadores que empiecen en este deporte para que poco a poco vayan cogiendo afición y pasión por el mismo.

4. Desarrollar sus capacidades técnico-tácticas en función de sus necesidades, no de las nuestras. Se nos suele olvidar que nosotros entrenamos para los jugadores cuando estamos en equipos de formación.

5. Colaborar con los padres en el desarrollo emocional de sus hijos. Nosotros somos personas que pasamos tiempo con ellos y ese tiempo tiene que ser lo más agradable y motivante posible.

La palabra clave de ésto es disfrutar con lo que hago para sacar un rendimiento o mejora del jugador, y el objetivo final de los entrenadores en etapa de formación es la mejora deportiva, con la satisfacción de que al jugador le has podido aportar algo.

Hay una frase que usas en tu perfil de RRSS y es “si te atreves a enseñar, no dejes de aprender”. ¿es la falta de autocrítica el “talón de Aquiles” de algunos entrenadores?

Es una frase que me aplico a mí mismo, es decir, siempre he tenido curiosidad por ir aprendiendo conocimientos que mejoren mi metodología de trabajo y contenidos que aplico en las sesiones de entrenamiento. Ésto no es suficiente. Hay 3 palabras fundamentales a la hora de dirigir un equipo que son: enseñar, demostrar y convencer.

No sólo hay que tener conocimientos, hay que convencer y demostrar a los jugadores de que lo que están haciendo les va a hacer mejorar y evolucionar. Hay que saber transmitir ese mensaje, pero pasando por la mejor de las actitudes, demostrando hacia esos jugadores entusiasmo, pasión y respeto. En el baloncesto de formación tenemos que comprender y asumir las necesidades que tienen esos jugadores y poder conseguir una evolución óptima.

La formación es igual a paciencia, ésto es un proceso y hay que disfrutar del viaje sin saltarnos etapas formativas para ir sentando unas buenas bases para el futuro.

¿Piensas que puede llegar a ser beneficioso estar una temporada jugando a puerta cerrada, en concreto para jugadores de formación y minibasket?

Creo que en algún caso puede ayudar a los clubs y también a los entrenadores a tener un ambiente un poco más relajado. En nuestro deporte, por desgracia, cada vez se ven más comportamientos no muy apropiados en las gradas y este contexto puede ayudar a que los partidos se desarrollen con más tranquilidad.

Respecto a los jugadores, habrá de todo (risas). Algunos echarán de menos los consejos de los padres, los cuales se oyen cada vez más en los partidos y los “padres manager” cada vez tienen más presencia en los clubs, por desgracia. Ésto tenemos que sobrellevarlo, y no tener que escuchar ciertas cosas, puede ayudar a mejorar nuestro trabajo.

Por el contrario puede haber jugadores que al no estar sus padres, puedan estar más relajados a la hora de afrontar un partido. Estarán menos presionados y podrán demostrar esas cualidades que por la presión competitiva o de los padres, no pueden hacer normalmente. Al final es un arma de doble filo e irá en función del jugador que tengamos.

Este año el C.B. Palencia con la salida de un equipo Senior en “Primera Nacional” demuestra que hay jugadores válidos en Palencia y que sólo hay que apostar por ellos. Aunque todavía es pronto ¿qué sensaciones te está dejando el equipo?

Después de varias temporadas sin equipo Senior, se ha decidido conformar un equipo joven en la categoría de Primera Nacional. En su mayoría son jugadores palentinos y se ha apostado por darles la oportunidad de seguir jugando que en otros clubs no han podido tenerla. Las sensaciones que nos está dejando el equipo son las mejores; vemos su esfuerzo, entrega y competitividad.

Siendo gente joven, con mucho margen de mejora, los objetivos son a largo plazo y tienen que coger esa experiencia. En un equipo Senior los resultados cuentan, pero formar una plantilla joven deriva en tener altibajos. Esta falta de experiencia lo contrarrestan con lo que echan los chavales en la cancha y en estos partidos, no hay nada que objetar. Son jugadores muy entregados a lo que hacen y con la mejor de las actitudes, gracias a sus entrenadores Toño y Víctor.

En un año difícil y como uno de os coordinadores de la cantera del C.B. Palencia ¿cómo está siendo la gestión u organización con jugadores, familias,…?

Si ya es complicado de por sí en condiciones normales y contando que manejamos entorno a las 430 personas y los entrenadores que las dirigen, con el tema de la pandemia se hace mucho más difícil. Nosotros hemos seguido a rajatabla los protocolos que nos han ido mandando, y ésto ha hecho que se hayan producido muchos cambios en los días/horarios de los entrenos. Tenemos equipos y colegios que aún no han llegado ni a entrenar…

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las familias de los jugadores de este club por su colaboración, comprensión y por las palabras de aliento al trabajo del club. Nosotros estamos intentando sacar adelante lo que podemos y evidentemente cometemos errores o generamos trastornos a las familias. Esperemos que todo esto pase y volvamos a una cierta normalidad para volver a juntarnos en las canchas y disfrutar de este deporte.



Desde “MasQueBasketpal” agradecemos a Juan Carlos Martín “Juanki” el tiempo que nos ha concedido para esta entrevista y decirle que es de las personas que cada vez que hay ocasión de hablar con él, siempre se aprende algo de lo claro que dice las cosas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario